Gillian Triggs comenta el informe de política sobre Personas en Movimiento - Agencia DAF

Títulos

04 junio 2020

Gillian Triggs comenta el informe de política sobre Personas en Movimiento


El Secretario General de la ONU emitió una sesión informativa sobre “COVID-19 y las Personas en Movimiento” como parte de una serie que destaca cómo la comunidad internacional puede brindar una respuesta efectiva y coordinada para COVID-19, particularmente para las poblaciones más vulnerables en todo el mundo.
 
“Estamos enfrentando una crisis de salud global que está extendiendo el sufrimiento humano y cambiando vidas. La pandemia de COVID-19 ya ha sobrecargado los sistemas de salud, las economías y las sociedades de algunos de los países más fuertes del mundo. Debemos estar atentos en nuestro apoyo a las personas más vulnerables del mundo, incluidas las personas desplazadas por la fuerza y ​​apátridas que ahora se encuentran en mayor riesgo a medida que la pandemia se extiende por el resto del mundo”, dijo Gillian Triggs, Alta Comisionada Auxiliar para la Protección. “La pandemia de coronavirus agrava muchos de los problemas de larga data que enfrentan las personas refugiadas, amenazando no solo su salud y seguridad, sino también su supervivencia”.
 
Las personas apátridas y las que se ven obligadas a huir debido a la persecución, la guerra o la violencia, ya sea que huyan a través de las fronteras internacionales como refugiados y solicitantes de asilo o dentro de sus países como desplazados internos, ya corren el riesgo de enfrentar graves condiciones humanitarias y de seguridad, y ahora son aún más vulnerable debido a la pandemia.
 
La COVID-19 aumenta las vulnerabilidades existentes para las personas desplazadas por la fuerza y ​​apátridas de tres maneras específicas. Primero, hay una mayor crisis de salud con la mayoría de los refugiados, desplazados internos, solicitantes de asilo y apátridas que viven en condiciones de pobreza o sobrepoblación, con acceso limitado o comprometido a la salud y otros servicios básicos, como agua y saneamiento. 

Estas restricciones pueden agravarse por las restricciones de viaje relacionadas con COVID que desafían o suspenden la entrega de asistencia humanitaria que salva vidas en muchas de las operaciones clave del ACNUR.
 
Segundo, las personas desplazadas por la fuerza y ​​apátridas que ya enfrentan dificultades socioeconómicas se encuentran en un riesgo mucho mayor, ya que el acceso a los medios de vida se ha visto comprometido. Y con la cuarentena y los bloqueos establecidos, muchas protecciones sociales están en peligro. 

Por ejemplo, las mujeres y las niñas pueden enfrentar mayores riesgos de exposición a la violencia de género, el abuso y la explotación, y tener dificultades para acceder a los servicios de protección y respuesta.
 
En tercer lugar, los refugiados, los desplazados internos, los solicitantes de asilo y las personas apátridas se enfrentan a una gran crisis de protección a medida que los cierres de fronteras y otras restricciones de movimiento para frenar la propagación de COVID-19 tienen un impacto severo en la libertad de movimiento y el acceso al asilo. 

Los solicitantes de asilo pueden verse imposibilitados de cruzar las fronteras internacionales para buscar protección, mientras que algunos refugiados pueden ser devueltos al peligro y la persecución en su país de origen. Y aunque la pandemia ha inmovilizado a grandes partes del mundo, la guerra, el conflicto y la violación de los derechos humanos persisten, y en algunos casos se han intensificado, creando situaciones extremadamente precarias para los civiles y una mayor necesidad de asilo y protección.
 
La clave para la respuesta y la recuperación ante la pandemia de COVID-19 es una respuesta inclusiva de salud pública y socioeconómica. La respuesta para la COVID-19 y la protección de los derechos humanos de las personas desplazadas por la fuerza y ​​apátridas no son mutuamente excluyentes. 

Con el Pacto Mundial sobre Refugiados, el mundo asumió un compromiso colectivo para garantizar que la responsabilidad de proteger a los refugiados del mundo se comparta equitativamente y que la movilidad humana siga siendo segura, inclusiva y respete los derechos humanos internacionales y el derecho de los refugiados. 

ACNUR ha ampliado los servicios sociales y de salud en todas sus operaciones para combatir la propagación del virus, con la participación activa y la inclusión de comunidades desplazadas, apátridas y de acogida en todas nuestras respuestas.
 
Durante estos últimos meses, hemos visto de primera mano que las personas refugiadas, desplazadas internas, solicitantes de asilo y apátridas han dado un paso al frente contribuyendo a las economías locales, las fuerzas laborales y la respuesta de atención médica de primera línea. Ellas deben, y quieren, ser parte de la solución.

Fuente y foto: Prensa ONU RCH Americas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

ESPACIO PUBLICITARIO
Usamos cookies para darte un mejor servicio.
El sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más